¿Por qué algunos Niños pierden el diagnóstico TEA?

09.02.2021

¿Por qué a algunos niños ya no se les diagnostica TEA? 

Hay muchos aspectos que deben abordarse en este delicado tema en un intento por comprender las causas. nos encontramos que en repetidas ocasiones por todo el mundo La evidencia nos dice que un grupo de niños entrados en la adolescencia ya no tiene diagnóstico de autismo. Según diferentes investigaciones Del 7 al 15% de los niños pierden su diagnóstico de autismo porque no cumplen con los estándares mínimos requeridos. No obstante un alcance tan amplio también nos muestra que todavía no hay consensos científicos sobre este tema.

¿Qué nos dice la ciencia sobre la perdida en el diagnostico de los TEA?

Diagnostico errado o mal diagnostico

En primer lugar, un diagnóstico erróneo se da por no ser lo suficientemente adecuado para modelos clínicos. Esto se debe a que se completan rápidamente, se utilizan herramientas insuficientes o se realizan por personal no calificado. En algunos países, a menudo se encuentra que la calidad de los procedimientos de diagnóstico es muy baja. Esto puede estar relacionado con muchos factores: 

  • Mala o mala calidad de los profesionales. 
  • El nivel económico de la familia es bajo. 
  • Incapacidad para contratar profesionales calificados. 
  • La falta de red de apoyo y la falta de personal calificado impide un diagnóstico rápido. 
  • Presión familiar o incluso profesional para obtener apoyo 
  • Otros trastornos del neurodesarrollo, como: X frágil, síndrome de Rett, síndrome de West, síndrome de Angelman, esclerosis tuberosa, discapacidad intelectual y otros cambios de comportamiento que sean compatibles con el autismo, (comorbilidades). 

"En particular, los niños suelen perder su diagnóstico a una edad avanzada, porque en última instancia, necesitan ajustar su atención según sus particularidades, lo que conducirá a diferentes formas de evaluar a los niños en un momento determinado, o incluso a evaluar a los adolescentes, o peor. Aún así, en la vida adulta".

Falso positivo 

Cuando se da un buen diagnóstico se debe a profesionales calificados que han utilizado las herramientas de diagnóstico adecuadas. Sin embargo, en algún momento, los niños o niñas comienzan a perder las características y los síntomas centrales del autismo. De esta manera, eventualmente perderán su diagnóstico. Por lo general, pero no siempre, esto sucede antes de los 6 u 8 años. 

Conclusiones basadas en hechos concretos.

Es habitual encontrarse con publicaciones o falsos gurús que afirman la cura del autismo o trastornos relacionados a este pero, ¿Se puede curar el autismo?, y la repuesta siempre llega siendo un rotundo "NO, el autismo no tienen cura". Esta confusión sucede ya que existen esos diagnósticos  que no son claros o bien todas las terapias y seguimientos del niño se basan en posibles malos diagnósticos.

Tengamos presente que la posibilidad de errores en las conclusiones diagnosticadas no siempre es la causante de estas perdidas de diagnostico. La  intervención temprana de alta calidad es una de las causas probables de la perdida de diagnostico en el mediano y largo plazo de la vida en una persona tea contemplada desde la primer niñez a su vida adulta.

En el Journal of Child Psychology and Psychiatry 3, siguieron a 85 niños con autismo de 2 a 19 años. El 9% de 85 niños ya no cumplen con los criterios de diagnóstico del autismo a la edad de 19 años y no necesitan otro apoyo. (Seis de los ocho niños de este grupo mantuvieron el diagnóstico hasta que cumplieron al menos 14 años). Sin embargo, otros informes sobre casos bien investigados o referencias estudiadas en octubre de 2019 también apoyan la teoría de la permanencia. En otras palabras, aunque parecen haber perdido todas estas características del autismo, todavía tienen efectos relacionados con el lenguaje, las habilidades motoras, la función ejecutiva y la memoria de trabajo o las relaciones sociales. 

También debemos tener en cuenta todos los cambios en DSM-5 y ICD-11. Evidentemente, estas modificaciones y la desaparición del síndrome de Asperger han provocado cambios en la susceptibilidad del modelo diagnóstico. 


Como padres debemos ser muy cuidadosos en el seguimiento a nuestros niños ya diagnosticados  o por diagnosticar. Las consultas permanentes a nuestro neurólogo de cabecera, profesionales involucrados en las terapias y toda la información que podamos conseguir de fuentes calificadas nos ayudaran a prevenir o anticipar cualquier resultado relacionado a un mal diagnostico. Esto no quiere decir que dudemos del criterio de un profesional cualificado, por lo contrario el  informarnos nos ayuda a entender y acompañar al profesional que diagnostica.
 logrando un vinculo especial entre familia, profesionales y el niño.


Este articulo fue escrito por el cuerpo de profesionales de fadetea