en-Siete Consejos para Padres con Niños que presenten TEA/TGD/TDAH

26/01/2021

Siete Consejos para padres con niños que presenten TEA/TGD/TDAH

Estos puntos que detallamos a continuación ayudaran tanto a padres como a profesionales terapistas para lograr comunicarse de manera mas fácil, amena y organizada con nuestros niños. Tengamos presente que estos puntos deben de tenerse en cuenta para realizar todas las actividades propuestas.

Empecemos:
La importancia de estructurar el día
Un ambiente estructurado es muy beneficioso en niños que necesitan de "estructura" en sus vidas. el promulgar y seguir regularmente un conjunto de reglas y rutinas, y la estructura diaria pueden enseñar a los niños independencia además evitamos de esta manera los descuidos innecesarios.
La parte mas compleja en esta rutina es lograr la cooperación de nuestros niños y para esto te proponemos ciertos pasos a seguir

  • Objetivos claros y precisos: Es vital que las órdenes y las indicaciones deberán darse de una en una, es decir, no mandaremos una tarea a nuestro hijo hasta que no haya terminado la anterior. por los tanto es recomendable tener en claro los objetivos para cada actividad.
  • Dividir las tareas en partes mas pequeñas: Si queremos que utilice el sanitario dividimos este objetivo en tareas más sencillas: dirigirse al baño, sacarse la ropa, utilizar la taza, etc.
  • Las indicaciones deben ser concretas. Si le pedimos a nuestro niño que se acueste esperando a que con esta directiva se duerma, esto deberá de ser mas que especifico ya que nuestra directiva tiene mas especificaciones a realizarse y por lo tanto al citar solamente que el niño se acueste este tal ves lo haga pero no significa que con esta directriz entienda que la finalidad es la de dormirse.
  • Pedirle al niño que repita la indicación que se le acaba de dar. De esta forma podremos cerciorarnos de que ha entendido lo que se le pide.
  • Las peticiones deberán de hacerse en positivo. En vez de decirle al niño, por ejemplo, que no grite podemos pedirle que intente hablar mas bajito.

Fomenta lo bueno de tu hijo:

Conocer y fomentar los puntos fuertes del niño ayuda a su autoestima, así como también le ayudamos a crear herramientas para poder enfrentarse a las dificultades

Premios y castigos deben ser eventuales

  • Es importante que le demos tiempo a los niños entre una acción y su consecuencia, ya sea estas positiva o negativa. logramos que de esta manera los niños asocien cada acción con su consecuencia.

Los aprendizajes están por encima de las notas

  • Las expectativas de los padres con respecto a la obtención de buenas calificaciones académicas por parte de sus hijos puede provocar en ellos frustración y baja autoestima si no lo consiguen. En niños con TDAH este aspecto es más relevante ya que ellos presentan manifiestas dificultades que afectan a sus procesos de aprendizaje.

Eliminar las etiquetas

  • Si a un niño que tiene un comportamiento erróneo lo catalogamos de malo, esa etiqueta a la larga será aceptada por todos, sus compañeros. los adultos e incluso el propio niño. Por ello es preferible centrarse en la conducta que queremos corregir e intentar reformularla en positivo.

Planificar situaciones complicadas

  • Trabajar y comentar con nuestro hijo lo que se espera de él en determinadas situaciones concretas puede ayudar a que sepa cómo reaccionar y comportarse ante ellas esto ayuda a fortalecer su confianza y mejorar su conducta

Actividades para niños

1. Las siete diferencias

Esta Consiste en encontrar las diferencias entre dos dibujos prácticamente idénticos. Se puede ir variando el nivel de dificultad y con él se puede trabajar la atención a los detalles y la memoria de trabajo.

2. Sopas de letras

Esta actividad consiste en encontrar y marcar determinadas palabras, que se pueden componer horizontal, verticalmente o en diagonal y del derecho o del revés, entre una serie de letras dispuestas en columnas y filas formando un rectángulo o un cuadrado.

Esta actividad resulta útil para que los niños con TDAH trabajen aspectos tan relevantes como la atención selectiva, la capacidad de planificación y también la inhibición del comportamiento.

3. Moverse a cámara lenta

Otra manera que se puede utilizar para trabajar la atención, la inhibición y también la gestión del comportamiento del niño es realizar determinadas acciones concretas a cámara lenta. Esto se puede plantear como una actividad tanto en grupo como de forma individual. En un primer momento se puede hacer con conductas aisladas, después con acciones que estén relacionadas e incluso se puede crear una historia a partir de esto. Por ejemplo, se les puede decir a los niños que son astronautas que están en la luna y que deben hacer algunas tareas, después dejarles actuar como ellos quieran.

4. La técnica de la tortuga

Este juego trata de que el niño aprenda a transformarse en una tortuga. Las tortugas se mueven lentamente y actúan poco a poco y cuando hay alguna amenaza se esconden en su caparazón y de esta manera pueden tranquilizarse.

Esta es una técnica que ayuda al niño a aprender a regular su conducta y su impulsividad.

5. Los juegos de parejas

Los juegos de las parejas son una excelente herramienta para trabajar la memoria, la motricidad fina y la capacidad de análisis de los niños y niñas En este juego, normalmente de cartas, aunque puede jugarse con otros elementos, tendremos que encontrar las parejas entre un grupo de cartas que se encuentran boca abajo. Tendremos que levantarlas solo de dos en dos y si no se acierta hay que volverlas a dejarlas tapadas.

6. Los juegos de construcción

Los juegos de bloques, fomentan la creatividad del niño y requieren atención a los detalles, capacidad de planificación, regulación de conducta y psicomotricidad. Son actividades muy versátiles que pueden adaptarse fácilmente a los gustos, preferencias y destrezas del pequeño.

7. Jugar al eco

Consiste en que una persona, sentada frente al grupo de manera que este al alcance de la vista de todos pronuncie palabras acompañadas de gestos divertidos (tocarse la nariz, palmear, tirarse de una oreja, chasquear los dedos, etc.) y los demás deberán de repetir cual si fueran un eco. Con esta actividad trabajamos la atención y la memoria de trabajo verbal y al realizarse en grupo también se logra trabajar aspectos de interacción social.