La importancia de la detección Precoz en el TEA

26.01.2021

Aunque el TEA, plantea hoy más preguntas que respuestas, es un hecho reconocido internacionalmente que la detección e intervención precoces de los trastornos tienen claramente un impacto positivo en el pronóstico de los niños que la padecen. Si se realiza una intervención temprana después del diagnóstico temprano, el pronóstico será mejor, especialmente en términos de comportamiento de control, dificultades de comunicación y habilidades generales. La investigación sobre la efectividad de la atención temprana sigue siendo un tema espinoso en la actualidad, especialmente en el tratamiento de niños con autismo, porque en la mayoría de los casos se requieren intervenciones integrales, en profundidad y a largo plazo. Por lo tanto, las intervenciones más tempranas son efectivas. en una comprensión profunda de la naturaleza del autismo, Combinando un amplio conocimiento de las diferentes técnicas de intervención que se pueden utilizar en cada situación, y aplicando procedimientos personalizados basados ​​en una valoración integral y detallada del niño. Los datos del estudio de intervención temprana permiten concluir que se puede distinguir entre buen y mal pronóstico, pues diversos estudios han demostrado que si la intervención se inicia antes de los tres años se obtendrán más efectos beneficiosos que tras la intervención. A la edad de cinco años.

La revisión en los resultados de los últimos diez años sugirió que las intervenciones deberían centrarse en los niños y sus familias, y abordar los problemas básicos del autismo desde una perspectiva global (falta de habilidades de comunicación) Interacción social insuficiente ; limitación de beneficios), coordinar los beneficios del servicio de salud con equipos especiales y otros agentes educativos como elemento positivo de este proceso no solo puede incrementar la adaptabilidad de los niños y sus familias, sino también fortalecer la red de apoyo y la comunidad en el servicio. resultados positivos para los niños y sus familias. 

Por ello, científicos y expertos creen que lo primero que hay que hacer es detectar los casos lo antes posible, porque esto aumentará las posibilidades de que los niños obtengan un mejor nivel de adaptación. No hay duda de que los grandes beneficio se obtienen mediante la detección temprana. Sin embargo, también cabe señalar que los efectos que produce en los niños superan los trastornos, pues al igual que ocurre con otras comorbilidades infantiles graves, el diagnóstico precoz del autismo y otros cambios pueden ayudar a brindar a la familia. El riesgo de que un segundo hijo tenga autismo después de que el primero ha recibido el mismo diagnóstico es del 5%, lo cual es 100 veces más que la prevalencia en la población general tradicionalmente atribuida al autismo clásico. Además, el segundo hijo tiene más probabilidades de sufrir algún tipo de deterioro en el desarrollo cognitivo o la comunicación. En cualquier caso, la probabilidad de tener un segundo hijo normal es mucho mayor. Por tanto, cuando actualmente no existe un medio para el diagnóstico prenatal del autismo, la información de riesgo genético basada en el diagnóstico precoz del primer hijo es una medida preventiva muy útil para toda la familia y toda la sociedad.

" Este articulo fue escrito por el cuerpo de profesionales de fadetea"